jueves, 27 de abril de 2017

Natillas de Oreo

Hay que ver las cosas que se descubre cuando te estrujas un poco el cerebro


Como os contaba este lunes AQUI, hace poco me encargué del BabyShower de una gran amiga. Es cierto que en estas fiestas siempre hay cosas que no pueden faltar porque la gente se lo espera y le apetece: las palomitas, los botes de chuches, los botes de chocolatinas, mini cupcakes, bollos en formato mini, dulces en formato mini, etc...

Pero mi afán repostero y bloggero no me deja de dar la lata, así que siempre quiero aportar cosas nuevas que me permitan hacer y descubrir nuevas recetas que acompañen a los grandes clásicos de siempre... Y así es como llega esta receta a mi vida.


Esta vez quería aportar algo a la mesa que fuera en vaso, pequeño, tamaño chupito, y es que cuando estuvimos comprando todas las cosas de decoración de las mesas y el local, me topé con unas cucharitas tamaño mega mini plateadas que eran una cucada, y con los vasos de chupito quedaban monísimas. Se me ocurrió que una gran manera de llenarlo era con unas natillas... Pero quería que fueran especiales, no las tradicionales, e investigando un poco por la red me topé con ESTAS de Oreo que me convencieron al segundo.


Yo para las fotos, para que quedaran mejor, las puse en estos vasos de yogur antiguos de cristal, pero en mi post anterior tenéis las fotos y podéis ver como quedan en tamaño "cocktail", de verdad que para una fiesta son lo mas, y, además, llaman la atención por el formato a la gente, y son comodísimas de comer.


Aunque se desconoce el origen exacto de las natillas, generalmente se sitúa su nacimiento en los conventos a lo largo de Europa. Esta teoría presenta coherencia debido a la naturaleza sencilla de su elaboración, su reducido coste económico y su riqueza alimentaria basada en grasas animales y proteínas al contener huevos y leche. Por todo esto, constituiría un plato idóneo para los conventos, donde siempre ha existido cierta potenciación en el desarrollo de la cocina dulce a la par de cierta cultura de austeridad que potenciaba la sobriedad en el comer, lo que derivaba en el máximo aprovechamiento posible de los alimentos y sus recetas en pos de platos sencillos pero alimenticiamente completos.


Otras teorías sitúan su origen en la repostería francesa. La introducción de las especias a lo largo de la Edad Media imprimió el singular carácter que tiene en la actualidad la cocina franca aunque no fue hasta el Renacimiento, que trajo consigo el retorno de los placeres mundanos en todos los ámbitos de la vida cotidiana, el desarrollo fundamental de golosinas, pastelillos y demás manjares reposteros. En este época se especula la creación, entre otras, de las natillas y su posterior evolución (añadiendo canela, vainilla, etc.) durante el siglo XVIII, en el cual Francia experimentó una apertura al mundo repentina y sorprendente. Todo esto, junto a un recién nacido espíritu liberal, produjo un enriquecimiento muy importante de la mesa y modales en la Francia revolucionaria.


La receta que os traigo hoy es con la thermomix, pero creo que la podéis adaptar perfectísimamente al modelo tradicional

Con estas cantidades a mi me dieron para los tres vasos que veis aquí y otros 12 de chupito... Así que serán como 5 de este tamaño, para que lo tengáis en cuenta para las cantidades


Ingredientes

15 galletas oreo 
4 huevos talla L
200 gr azúcar
1 litro leche entera 
60 gr de maizena
pizco canela
1 cucharadita de vainilla en pasta
1 rulo de galletas Oreo


El rulo de galletas Oreo es para hacerlas migas, así que lo abrimos y lo echamos entero en la thermomix, haciéndolo polvo 10 segundos en la velocidad 8. Reservamos (este paso lo podéis hacer en la turmix perfectamente)

Sin lavar el vaso, trocear las 15 galletas, 4 segundos a velocidad 4, que queden trozos algo grandes. Reservar en otro bowl. (este paso lo podéis hacer metiendo las galletas en una bolsa de plástico y dándole con un rodillo)


Sin lavar el vaso, ponemos los huevos, azúcar, leche, maizena y pizco canela, programamos 20 segundos a velocidad 5. Una vez pasado el tiempo, colocamos la mariposa y programar 12 minutos, 90º, velocidad 2. El tiempo depende de los espesas que te gusten, así que aquí, tendrás que ir pillando tu tono (esto creo que se podría sustituir perfectamente por hacerlo en una cacerola a fuego medio moviendo constantemente para que no se quemen)

Añadir la vainilla y mezclamos 1 minuto sin temperatura a velocidad 2.

Agregar las galletas troceadas y mezclar con la espátula. 


Volcar las natillas en una manga pastelera. Para meter en los vasos, ponemos una capa de migas de galleta, cortamos la punta de la manga pastelera (grande, para que puedan salir los trozos de galleta) y echamos una capa de natillas, ponemos encima una capa de migas de galleta, otra capa de natillas y terminamos con una última capa de migas de galletas.

Decoramos con una galleta mini y... No puede quedar mas mono.

Una vez templadas, para conservarlas se meten en el frigorífico. Si por lo que sea no queréis terminar con la capa de migas de galleta y termináis con una capa de natillas, tapar el recipiente con papel film en contacto con la crema, para que no se cree costra.


No podéis haceros una idea de lo rica que están!!!!!!!!!! y como habéis podido ver es que no puede ser algo mas rápido, fácil y limpio, en poco mas de 15 minutos tenéis un postre que, a pesar de ser un clásico, tiene la vuelta de tuerca de las galletas Oreo, que llama la atención y es original a partes iguales


El bote es de Tape Pink, el bowl es de Casa y las cucharitas son de Zara Home.

Y con esta maravilla entramos directamente en otros días de vacaciones... El gran puente de Mayo... Si os vais de vacaciones, que las disfrutéis de lo lindo... si no, que descanséis y repongáis pilas, que siempre viene bien.

Besitos cremosos y chocolateados

lunes, 24 de abril de 2017

Tarta de crepes y trufa y mi segundo BebyShower

Estoy en pleno babyboom en mi grupo de amigos!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!


Es cierto lo que dicen que esto es contagioso eh? desde el año pasado que empezó la primera, ya hemos tenido una secuela, y tenemos 4 en el horno!!!!!!!!!!!!!!!!!!!. La primera mami es de la República Dominicana, y como es tradicional allí este tipo de fiestas, pues se la quisimos hacer. Podéis ver todo sobre esa fiesta AQUI


Lo pasamos realmente bien, son super divertidas estas fiestas, sobre todo si son mixtas. Así que, como se suele decir, ya hemos abierto un melón que es difícil de cerrar... Toda nueva mami quiere su fiesta!!!!!!!!!!!!!!!! y así es como hemos llegado a esta segunda. También ha sido sorpresa, aunque parece ser que no es lo habitual, lo mas normal es que se organice entre la mama y las amigas... Pero es que a nosotros nos gusta mas una sorpresa que aun tonto un lápiz


Yo me he encargado de todo el tema de catering y papelería, y, aunque empezamos a prepararlo como con dos meses de antelación, al final siempre te pilla el toro. Esta vez he decidido que la parte salada sería enteramente comprada. Yo me he dedicado a la parte dulce. La mesa estuvo formada por las trufas S´mores que podéis ver AQUI, las bolitas de cheesecake y speculoos que podéis ver AQUI, las bolitas de cheesecake y mantequilla de cacahuete que podéis ver AQUI, mini cupcakes de chocolate con frosting de frambuesa, mini cupcakes de frambuesa con frosting de chocolate, palmeras de chocolate, palomitas, caramelos toffee de coco (que os enseñaré mas adelante) y natillas de Oreo (que os enseñaré mas adelante)


Sin lugar a dudas la gran atracción de la mesa dulce fue esta tarta de crepes que hice, rellena con trufa. Las crepes son tremendamente versátiles porque van bien tanto con dulce como con salado. A la masa también le podéis añadir aromatizantes y hacer distintas versiones. Yo creo que la forma tradicional o simple de tomarlas es como las tortitas: con nata y acompañadas del sirope que mas te guste. Pero al ser mas grandes y mas "elásticas" son ideales para rellenar y luego enrollar, así sus posibilidades son casi infinitas: rellenas de frutas, rellenas de helado, rellenas de mermelada, etc... Y no te digo nada de su versión salada: jamón y queso, setas, carbonara, pollo, etc...


Vamos a empezar con la masa básica y ya a partir de aquí vosotros experimentáis:

Ingredientes 

Para 15 crepes:

300 gr de harina de repostería
500 ml de leche entera
50 gr de azúcar
6 huevos talla L
Dos pizcas de sal
30 ml de aceite de oliva suave o mantequilla



Preparación

Tamizamos la harina y reservamos.

En el bowl de la KA ponemos la leche, los huevos, el azúcar y una pizca de sal, batimos a velocidad media con las varillas. Una vez que se han integrado bien estos ingredientes bajamos la velocidad y vamos añadiendo la harina poco a poco, sin dejar de batir, para que no se creen grumos.

Nos debe quedar una mezcla más bien cremosa. Una vez hayamos acabado, guardaremos esta masa resultante en el frigorífico durante una hora por lo menos, tapada con papel film en contacto con la masa para que no se haga costra. 

Pasado el tiempo ponemos a calentar nuestra sarten mediana o nuestra crepera.


Sacamos la masa del frigorífico, veremos que es mas densa, no pasa nada, es normal.   

Echaremos una cucharadita de mantequilla o de aceite de oliva, lo que prefieras, y una vez se derrita, verteremos en la sartén una porción de la masa de crepes suficiente como para cubrir el fondo, con cuidado de no echar demasiada y que nos quede una crepe demasiado gorda (esto es una crepe, no una tortita). Hay que intentar que quede bien hecha por ambas caras, para lo que es suficiente con darle la vuelta cuando veamos que toma color por un lado y sacarla cuando esté igual por las dos caras. 


Como muchas de las cosas de las mesas dulces se tienen que hacer en el último momento, yo intento organizarme y hago todo lo posible con antelación... Luego al congelador y se da los últimos toques el día del evento. En este caso las crepes las hice y luego las congelé... No ha habido ningún problema a este respecto, han quedado como recién hechas. 

Lo único que tenéis que tener en cuenta es envolverlas muy bien en papel film para que no se quemen en el congelador, ni se les escape una gota de humedad al descongelar. Yo lo hago de forma contrapeada, esto quiere decir, que las envuelvo una vez, luego las giro 90 grados, y las vuelvo a envolver.. De este modo los plieges de los cierres quedan contrapeados y casi estanco.


Vamos con la trufa

Ingredientes

500 ml de nata vegetal
250 gr de chocolate para postres

Preparación

La noche anterior metemos la nata en el frigo para que esté bien fría y no haya problemas para montarla.

El chocolate lo troceamos en pezaditos. Lo derretimos al microondas, con golpes de 30 segundos. Tras cada golpe removemos para que no se queme. Una vez que está bien derretido reservamos para que temple.

Montamos la nata en la KA con el accesorio de las varillas a punto muy firme. Añadimos el chocolate y mezclamos hasta que esté todo bien integrado. El último toque siempre habrá que dárselo con la espátula para integrar bien lo del fondo con el resto.


El montaje de la tarta es que no puede ser mas sencillo. Elegid el plato o el muestra tartas donde vais a presentar vuestra tarta. Ponemos una crepe, una capa de trufa, otra crepe, otra capa de trufa, y así hasta la altura que queráis. Yo he utilizado 9 crepes, pero esto va en gustos.

Lo que tenéis que tener en cuenta es que la capa de trufa no puede ser muy gorda, mas o menos como una porción de 1/3 de taza, extender muy bien con ayuda de una espátula y dejarla bien lisa, para que según vayas subiendo pisos no se convierta eso en la torre de Babel.


Yo para decorar he utilizado el resto de la trufa que me sobró del relleno. Y para darle mayor presencia, y como mis amigos son chocolateros a mas no poder, pues añadí un buen chorretón de sirope de chocolate, y terminé de decorar con unas trufas que tenía por casa, regalo de estas navidades y que tenía pendiente darles salida... Creo que así queda muy apetecible


El resultado es fantástico, gustó a todos y cada uno de los invitados a la fiesta. Pensaba que a la hora de partirla iba a ser complicada por aquello de que se "descuajaringaría" entera, pero, para mi sorpresa, nada de nada, salió perfecta, como una layer normal... Ni las migas quedaron, por eso no os puedo enseñar una foto del corte... Me da pena, pero, a la vez, eso es el mejor indicativo de lo mucho que gustó.

El paño es de Green Gate, las espátulas son de Nordic Ware, el cordel y el muestra-tartas son de IKEA, la botellita es de Tape Pink y el ramequin es de Emile Henry

Aquí os dejo unas fotos de la fiesta, para que veáis como lo dejamos todo





















Besotes felices de objetivo conseguido