lunes, 20 de febrero de 2017

Banana Bread con chocolate y butterscotch

Espinita quitada con mucho gusto


Cuando hice ESTE banana bread ya os conté lo enamorada que me había quedado y que me rondaban por la mente muchísimas variaciones que tenía que probar y llevar a cabo, porque estaba totalmente convencida de que quedarían fenomenal... La verdad es que son cosas que me dan un poco de apuro, como buena blogger siempre le quieres aportar algo tuyo a la receta...


Darle una vuelta de tuerca y hacerla algo mas tuya, pero es cierto que con esta me ha dado mas cosa de lo normal al venir de un sitio tan lejano y con tanta tradición. Desde luego que me ha podido la convicción de que quedaría de lujo pero me da por pensar que quizá si lo lee la persona en cuestión pueda pensar que soy una hereje y que a buena hora me ha dado su secreto para que lo "destrozara" de esta manera.


Los historiadores de la alimentación no muestran una explicación concluyente acerca de los orígenes del butterscotch. Una explicación es el significado "to cut or score" (cortar) para la palabra "scotch", indicando que se corta en pequeños pedazos (o es "scotched") antes de ser elaborado.Es posible que la palabra “scotch” sea parte de la palabra derivada “scorch”.


Sin embargo la primera referencia existente del Butterscotch procede de la localidad de Doncaster, en Inglaterra, lugar donde Samuel Parkinson comenzó a elaborar caramelos en el año 1817. El Butterscotch de Parkinson tuvo la aprobación real y fue durante cierto tiempo una de las atracciones de Doncaster hasta que en 1977 cesó la producción. La receta fue revivida en el año 2003 cuando un hombre de negocios de Doncaster junto con su mujer redescubrieron la receta en un sótano de St Leger.


Butterscotch es un tipo de golosina elaborado con azúcar moreno y mantequilla. Otros ingredientes incluidos son jarabe de maíz, crema, vainilla y sal. Los ingredientes del ‘butterscotch’ son similares al del toffee. Se suele elaborar en forma de salsa de postre en los helados, existen recetas para elaborar natillas, butterscotch pudding, etc. En muchas recetas de repostería se usa el término Butterscotch para indicar un sabor que sea mezcla de azúcar y mantequilla.


Yo no le he hecho directamente, pero me quedaba por los armarios la mitad de una bolsa de perlas con este sabor y le tenía que dar salida, porque, como ya sabéis, uno de mis propósitos para este 2017 es usar todo lo que tengo en mis armarios pendiente de utilizar y que al final se acaban muriendo del asco ahí e, incluso, se llegan a caducar... Esto se ha terminado.... Y la segunda parte es, a partir de ahora, una vez con los armarios vacíos, comprar nada mas que lo que se vaya a utilizar y acabar con esa costumbre que tengo de almacenamiento como si no hubiera mañana.


Añadirle chocolate es una consecución lógica a la receta, ya que es un sabor que va de fábula con el butterscotch. También tuvo algo que ver que consideré que al haber nada mas que la mitad del paquete de parlas de este sabor, se me iba a quedar un poco escaso y necesitaba algún complemento mas.

Esta vez he utilizado, totalmente consciente, un molde rectangular mas pequeño que tengo, porque, además de los ingredientes, también quiero utilizar esos moldes que tengo pillando polvo como locos en los armarios... Y estos bollitos me encantan, la cantidad ideal para una ración y con una presentación muy mona... Hay que ver la de cosas que podemos hacer simplemente con querer y dedicar un poco de tiempo a pensar, organizar y hurgar en nuestros aposentos, verdad?


Ingredientes: 

para un molde rectangular de 12x20 centímetros y 6 bollitos

75 gr de mantequilla a temperatura ambiente
60 gr de azúcar moreno
50 gr de azúcar blanca
2 huevos "L" a temperatura ambiente
3 plátanos maduros
225 gr de harina de trigo
15 gr de levadura Royal
50 gr de nueces pecanas
100 gr de chips de butterscotch
100 gr de mini chips de chocolate



Preparación:

Precalentamos el horno a 180ºC, arriba y abajo. 

Engrasamos los moldes con spray de fácil desmoldado. 

Machacamos los plátanos con ayuda de un tenedor hasta que quede como una crema. Reservamos.

Si no lo tenéis, también lo podéis hacer con mantequilla. Tomamos un pegote con los dedos y la extendemos por la base y las paredes con la mano. Cortamos una tira de papel sulfurizado, del mismo ancho que el molde, y la colocamos sobre la base, a lo largo. Dejamos que sobresalgan los extremos, de los que podremos tirar para desmoldar el pan con facilidad.

En un cuenco amplio, batimos a mano la mantequilla junto con los dos tipos de azúcar. Agregamos los huevos y los plátanos. Removemos hasta incorporar todos los ingredientes.

Por último, agregamos la harina y la levadura. Removemos nuevamente y con suavidad, hasta que no queden restos y hayamos obtenido una mezcla homogénea. Echamos las nueces, troceadas groseramente y mezclamos bien. añadimos los chips de los dos sabores e integramos bien.

Vertemos la masa en el molde y lo introducimos en el horno. Dejamos cocer durante unos 30 minutos o hasta que, al introducir un pincho en el pan, este salga limpio (con los mini bollitos fueron 12 minutos).

Sacamos del horno y dejamos encima de una rejilla. Pasado ese tiempo desmoldamos y dejamos enfriar totalmente


De verdad que el resultado es realmente espectacular, los sabores encajan a las mil maravillas y con una jugosidad extrema. Lo único que al llevar plátano, recordar, meter en una lata y conservar en el frigorífico. No es recomendable tardar en consumirlo mas de tres días.

El paño es de Green Gate, el molde y la bandeja son de Maisons du monde, el bote, el plato pequeño, el cuenco y el tenedor es de Casa, la cuchara es de Zara home, y la cuchara de madera es de TyG.

Besotes arriesgados pero triunfantes.



jueves, 16 de febrero de 2017

Corazones de hojaldre, queso y fresa + Cena tematizada San Valentin 2017

Venga, me vais a permitir que siga con los corazones y el rojo un pelín mas porque, por mas que corro, no puedo llegar antes a enseñaros la cena tematizada tradicional con la que sorprendo a mi chico todos los años.

Y sin mas dilación os la dejo

Crema de champiñones con corazones de queso

Ingredientes:

1 puerro
250g champiñones
1/2 ajo
Aceite de oliva virgen extra
Sal
Caldo de verduras
2 quesitos
Perejil
2 lonchas de queso

Preparación:

Pochamos con un poquito de aceite el puerro (sólo la parte blanca). Cuando empiece a estar tierno, añadimos los champiñones a trocitos, ajo picado y sal. Pochamos durante 10 minutos.

Añadimos caldo de verduras sin llegar a cubrir, un dedo por debajo, y dejamos cocinar durante 10 minutos más.

Transcurrido el tiempo, incorporamos dos quesitos y trituramos todo con la batidora o la thermomix. Para hacer la crema más fina, podemos pasarla por un chino (si lo hacéis con la thermomix no os hará falta).

Decoramos con corazones realizados con un cortapastas sobre unas lonchas de queso estilo tranchetes.

Servimos.


Camembert en hojaldre con jamón

Esta receta es de mi gran maestra Carmen, del blog "Dulces bocados" y la podéis ver AQUI. Yo he hecho unos cambios minúsculos sobre la misma.

Ingredientes:

1 queso camembert (se puede sustituir por Brie)
1/2 paquete de taquitos de jamón serrano (me parecieron más fáciles para comer que las lonchas)
2 cucharadas de mermelada de frambuesa
1 lámina de hojaldre 
1 huevo batido

Preparación:

Precalentar el horno a 200º. 

Colocar papel vegetal sobre la bandeja del horno.

Poner el queso sobre la mesa de trabajo y cubrir la superficie con una abundante capa de smermelada de frambuesas, a continuación cubrir con los taquitos de queso.

Estirar la masa de hojaldre, envolver el queso, cortar el sobrante y colocar en la bandeja dejando la unión en la parte de abajo. Pincelar con el huevo batido.

Con los restos de hojaldre, cortar corazones con ayuda de un cortapasta y colocar adornando la superficie, pincelar también con el huevo y hornear unos 20 min. Deberá quedar doradito.

Servir caliente, pero no acabado de salir del horno porque está demasiado caliente.




Pastel de salmón

Ingredientes:

200 gr de salmón ahumado
400 gr de leche ideal
6 huevos talla L
1 cucharadita de sal
1 cucharada de queso parmesano

Preparación:

Precalentamos el horno a 180 grados.

Engrasamos nuestro molde con spray de fácil desmoldado.

Trituramos el salmón como os parezca mejor, yo lo hice en la turmix. Y si sois de los que os gusta encontraros trozos en el pastel, no hace falta que lo piquéis mucho... Eso a vuestro gusto.

En un bowl ponemos los huevos y los batimos un poco hasta que espumen. Añadimos la leche ideal, la sal y el queso parmesano y removemos hasta que se mezcle bien.

Añadimos el salmón triturado y volvemos a batir hasta que esté todo totalmente integrado.

Echamos la masa en el molde y horneamos durante 30 minutos, pinchamos con un palillo para comprobar que está hecho.

Sacamos del horno y dejamos que se enfríe a temperatura ambiente como unos 20 minutos. Luego desmoldamos.

Lo podemos acompañar de una mahonesa casera




Corazones de hojaldre con queso y fresas

Y como esta es una buena cena, pues se necesita un postre ligerito para terminarla sin morir en el intento. Me encanta esta idea porque es fácil, rápida y una auténtica delicia.

Ingredientes:

1 plancha de hojaldre con mantequilla Casa Tarradellas
2 cucharadas de queso philadelphia
2 cucharaditas de mermelada de fresa
5 fresas cortadas en trocitos
1 huevo batido

Preparación:

Precalentamos el horno a 180 grados.

Estiramos la masa de hojaldre. Cortamos con ayuda de un cortapastas corazones grandes, a mi me salieron 9 corazones. El resto del hojaldre no lo tiréis!!!!!!!!!!!! yo corté corazones mas pequeños, que pinté con huevo y horneé tras los corazones grandes y así, tal cual, son una delicia. 

Con un cortapastas de la misma forma pero mas pequeño marcamos nuestros corazones grandes, simplemente para tener una referencia de hasta donde tenemos que poner el relleno y no salirnos.

En un cuenco ponemos la mermelada y el queso philadelphia y mezclamos bien con unas barillas pequeñas hasta que quede cremoso.

Ponemos esta mezcla en nuestros corazones de hojaldre intentando no salirnos de nuestra marca.

Cortamos las fresas en trocitos y las ponemos encima de la crema de queso.

El borde que queda en crudo de nuestro corazones los pintamos con huevo batido.

Los horneamos durante 15 minutos, hasta que el borde haya subido un poco y esté doradito.





Y esto es todo!!!!!!!! espero que os haya gustado... La verdad es que a mi chico le encantó, porque tuvimos de todo un poco... Una cremita que con el frío que hace apetecía mucho, y como está calentita, el queso se va fundiendo poco a poco y le da un gran toque.... El hojaldre relleno de queso que es algo que le encanta y en combinación con la frambuesa y el jamón mejora considerablemente... Y un pastel de pescado, que le pirra, y es muy ligero y espumoso, como podéis apreciar en el corte. Terminamos con los corazones de queso y fresa, ligeros y nada empalagosos... Creo que esta vez acerté en la elección!!!!!!!!!!!!!!!!!

Y ya dejo el pasteleo de los corazoncitos y del amor hasta el año que viene, que, como con todo, acaba uno un poco saturado, verdad?

Besotes llenos de amor.