jueves, 25 de agosto de 2016

Pie de limón (Sin horno)

Acabo de llevar a la realidad uno de mis antojos de este verano


Y es que para mi no hay nada tan refrescante como el limón, de verdad que me da una sensación de alivio cuando tomo algo fresquito que lo lleve, sobre todo con este calor, que es un gusto. Así que cuando vi ESTA receta de mi tan admirada Alma Obregón, no dudé un segundo en lanzarme a hacerla... Además, estaba deseando aumentar esa gran familia de pies que tengo con sus versiones refrescantes

Y por si me faltaba alguna razón, aquí una mas, estoy deseando utilizar todas las cosas que he ido comprando en las escapadas dulces de este año y me acordé que tenía una tableta de chocolate blanco relleno de frambuesa que compré en la gran Aeschbach Chocolatier de Suiza, y pensé que encajaba perfectamente con este postre.


Así que a mi me se ocurrió decorar la tarta, en vez de con nata como hace ella, con unas frambuesas todo al rededor de la misma y poner la tableta entera hecha trocitos en el centro de la misma, así tendríamos un conjunción de sabores que me pirra y me vuelve loca: la frambuesa y el limón... Creo que encajan a las mil maravillas.


Esta tienda, si vais por Suiza, es de las que tenéis que visitar... Chocolateros artesanos con un producto de primera calidad realmente delicioso. Tienen su fábrica principal en Lucerna, pero tienen muchas tiendas repartidas por las principales ciudades, y se puede visitar, aprendiendo así cantidad de cosas sobre la elaboración y el tratamiento del chocolate y sus productos, como hacer una cata in situ, hasta ver trabajar a auténticos maestros chocolateros haciendo unas esculturas realmente alucinantes.


INGREDIENTES:
(Ingredientes para un molde de 24-26 cms de diámetro)

Para la base:
150g de galletas tipo digestive 
75g de mantequilla 


Para el relleno:
390g de leche condensada
120ml de zumo de limón
200ml de nata de montar 35%mg
Colorante amarilllo (opcional)


Fundimos la mantequilla y la mezclamos con las galletas, trituradas.

Usamos esta mezcla para cubrir la base y los laterales de nuestro molde. Reservamos en la nevera.

En un bol, mezclamos la leche condensada con el zumo de limón, recién exprimido.

Cuando la mezcla esté homogénea, podemos añadir un poco de colorante amarillo para darle un toque más limonero. Pero vaya, que es opcional.

Añadimos la nata, recién montada. Es importante que esté firme pero cuidado que no se te corte. (Recuerda que para que la nata se monte bien tiene que estar fría y ser del 35% MG).

Mezclamos la nata con movimientos envolventes, usando una lengua.

Cuando la mezcla esté homogénea, la vertemos en el molde y extendemos bien con una espátula (yo uso siempre una en ángulo, también llamada "de codo")

Reservamos en la nevera un par de horitas, para que esté bien fría.


Como os he dicho, yo para decorar he utilizado 100 gr de frambuesas enteras que he puesto al rededor de toda la tarta y en el centro toda la tableta de chocolate hecha trocitos... Creo que esto va un poco a gusto del consumidor, y seguro que se os ocurren cosas deliciosas.

Como TIP os diré que también podéis añadir frambuesas a la masa y así la integración de sabores será mucho mayor, al llevarla desde el corazón.


La tarta fue un postre que llevé a la celebración de un cumpleaños, por eso no hay foto del corte. Os diré que es una auténtica pasada, cremosa, refrescante, con esa textura mousse que se te deshace en la boca, y la galleta... Es el toque que le faltaba para hacerla perfecta, es que a mi me encanta esta base...

La servilleta es de Tiger, la copa es de Maison du monde, el bote y los cubiertos son de Casa, las pajitas son de Tape pink, el exprimidor es de Krasilnikoff y el muestra tartas es de Westwing.

Besazos refrescantes máximos.

P.D. Como sé que os encanta la foto del corte, he hecho lo que he podido y aquí os dejo una foto, horrible, del mismo, pero, por lo menos,os podéis hacer una idea del interior... Estoy segura que os enamoraréis igual



lunes, 22 de agosto de 2016

Pie de chocolate con sorpresa interior (Sin horno)

Me encantan estas tartas que esconden un secreto



Si, son de esas que yo no digo nada... Que cuando las pones encima de la mesa la gente dice "wow!!!!!!!! tarta de chocolate!!!!!!!!!!!!!" tú te sonríes, pero sigues sin decir nada... Luego, con toda la ceremonia de este mundo partes un trozo.... Paleta en mano lo sacas del molde y lo pones en un plato... Y lo sirves



Es entonces cuando se ve el interior y la gente ya dice "Hala!!!!!!!!!!!!!!! y tiene fresas enteras por dentro!!!!!!!!!!!!!!!!!" y a ti se te sale la sonrisa de la cara porque has conseguido tu primer objetivo, que es sorprender.



Últimamente me he aficionado a muchos blogs americanos e ingleses, me estoy volviendo toda una experta en traducir recetas... Y encontrarme ESTA de Roxana del blog "treats affair" me vino como anillo al dedo, ya que tenía el último ripio de fresas al acabar la temporada y las quería dar un final digno de ellas



INGREDIENTES (para un molde de 23 cms)

Para la base:

25 galletas Oreo
75 gr de mantequilla sin sal derretida

Para el ganache:

120 gr de chocolate para postres
80 ml de nata
250 gr de fresas enteras

Para el relleno:

1 cucharada de mantequilla sin sal
90 gr de chocolate para postres
240 de queso tipo philadelphia
2 cucharadas de zumo recién exprimido de limón
100 gr de azúcar
240 gr de nata



PREPARACION

Base:

Picamos las galletas Oreo con la crema y todo en la turmix. Las ponemos en un bowl junto con la mantequilla derretida y mezclamos... La apariencia que tiene que tener es de arena mojada.

Lo llevamos al molde y lo ponemos en la base. Vamos apretando con los dedos hasta cubrir toda la misma y los laterales... Nos podemos ayudar con un vaso para que quede lisa y con con las huellas de los dedos.

Llevamos al frigorífico por 30 minutos

Relleno:

Fundimos el chocolate y la mantequilla al baño maría. Sin apartar el cazo, añadimos el queso y movemos y mezclamos hasta que esté totalmente derretido e integrado creando una crema suave.

Quitamos del fuego y le añadimos enseguida el zumo de limón

Mezclamos hasta integrar. Añadimos el azúcar y removemos hasta que se integre.

Llevamos al frigorífico por 20-30 minutos.



Ganache:

Esto lo podemos hacer de dos maneras... Derretir el chocolate junto con la nata al baño maría... O hacerlo en el micro a golpes de 30 seguidos cada uno y removiendo cada paso del mismo.

Montaje de la Pie:

Sacamos la base de galletas oreo. Ponemos el ganache por encima de la misma y seguidamente las fresas lavadas y con el rabito cortado... Esa es la postura que deben llevar, boca abajo.

Una vez que están todas colocadas metemos en molde en el frigorífico para que el ganache se solidifique, agarre las fresas y no se muevan cuando echemos el relleno.

Vamos con el último paso del relleno mientras esto sucede.

Montamos la nata en la KA hasta punto muy firme. Con una espátula lo mezclamos con la crema de chocolate que teníamos en el frigo. Lo hacemos con movimientos envolventes para intentar que se bajen lo menos posible.

Sacamos el molde del frigo y echamos el relleno por encima de las fresas... Nivelamos la parte de arriba con una espátula.

La tenemos que llevar al frigorífico un mínimo de 4 horas antes de cortar.



Para decorar tenéis muchas opciones. Yo compré unas migas de chocolate con fresa desecada en la tienda "Pepita y grano", así que ví que era la oportunidad perfecta para usarla y lo espolvoreé por encima. 

Como para mi tampoco hay chocolate suficiente, pues hice un frosting de chocolate y con ayuda de una manga y una boquilla 1M de wilton hice esta decoración, y así poner las fresas por encima... Insinuar pero no mostrar nada. Si no sois tan chocolatosos como yo podeís sustituir este frosting por nata montada con un poco de azúcar... O con un frosting de fresa... Para gustos...



Yo os dejo la receta por si acaso:

Frosting de chocolate:

1 taza y ½ de azúcar glas
6 cucharadas de cacao en polvo (sin azúcar)
6 cucharadas de mantequilla
3 cucharadas de leche
2 cucharadas de esencia de vainilla

Lo primero que debes hacer para empezar a hacer el frosting de chocolate es batir la mantequilla con la KA, tiene que estar a temperatura ambiente.

Para continuar con el frosting, empieza a añadir poco a poco el azúcar glass. Es muy importante que no lo introduzcas de golpe para que te sea más fácil batir la mezcla. Bate la mantequilla con el azúcar hasta conseguir una masa homogénea. Como verás, el resultado es una pasta de color amarillento, con una textura espumosa y ligera.

Añade la mitad del cacao en polvo y sigue batiendo. Cuando se haya mezclado, añade la otra mitad. Si no tienes cacao en polvo y utilizas una tableta de chocolate, fúndela al baño maría y déjalo enfriar un poco antes de añadirlo a la mezcla. La cantidad de chocolate fundido debería ser 1 taza. Si el chocolate es con leche, elimina la leche de la lista de ingredientes.

Cuando el cacao se haya mezclado por completo, añade la leche y la esencia de vainilla y bátelo todo bien para que todos los ingredientes queden bien integrados y consigas así una pasta homogénea.



En un principio no entendía muy bien el tema del ingrediente del limón en el relleno, pero creo que ahora encuentro el porqué... Le aporta un frescor extremo, de verdad, se nota una barbaridad... Además, al relleno le añade un toque "agrio" que encaja de maravilla con el ganache y la base de oreo, restándole dulzor y así que el conjunto sea excepcional


Esta tiene que ser una de vuestras recetas de cabecera de este verano, no lo dudéis... Para mi es que la combinación de fresa y chocolate es lo mas.... Aunque como la temporada de fresas ya ha terminado (yo las he encontrado en el Corte Inglés y son de invernadero) podéis sustituirlas por otras frutas.

El molde de pie es de Green Gate, la paleta de servir y las cucharitas son de un mercadillo alemán, la cuchara medidora doble es del Tea shop, El cuenco es de Maisons du monde, los platos son de Casa y la jarra metálica es de Maria Lunarillos.

Besos enamorados de las pies de verano